CONTACTO

Opel Mokka X: contacto en las Highland escocesas

Los cambios estéticos se centran en su ‘mirada'

Tecnología digna de un segmento superior con OnStar y IntelliLink

Conducción más segura con el sistema 4x4

AmpliarProbamos el nuevo Opel Mokka X en las Highland escocesas - SoyMotorProbamos el nuevo Opel Mokka X en las Highland escocesas - SoyMotor

Hace unas semanas publicamos que el primer Opel Mokka X salía de la línea de producción en Zaragoza, ahora hemos tenido la oportunidad de probarlo en las Highland escocesas. Un reto de altura para el superventas utilitario pionero en el segmento SUV.

Cuando el Opel Mokka llegó al mercado en 2012, fue uno de los primeros modelos en mostrar una nueva cara del segmento utilitario. Con él los coches urbanos comenzaron a convertirse en pequeños crossover y entraron en la categoría de los SUV.  De este modo, el pionero Mokka se aseguró su porción de mercado y tras cuatro años ha vendido ya más de 600.000 unidades. Nada mal.

Ahora, en este segmento tan competitivo –que ya supone más de la mitad de las ventas de vehículos SUV en general- el ‘baby sport utility’ de Rüsselsheim intenta consolidar su posición con una nueva generación que renueva también su nombre y adopta la emblemática letra X. Ésta, a partir de ahora, entrará en la denominación de todos los SUV de la gama Opel. La 'X', de hecho, marca el salto generacional que exalta las características off-road del Mokka a través de un aspecto más duro y de la tracción integral extendida a casi todas las propuestas mecánicas. Todo ello rematado por una sobredosis de tecnología y conectividad dignas de un segmento superior.

 

opel_mokka_x_.jpg

Cambios estéticos, una nueva 'mirada'

El Opel Mokka X recibe una nueva imagen que se hace patente en un frontal que muta por completo. No hablamos de un cambio menor, sino de un rediseño completo que oferta una imagen más dinámica y robusta. Más cercano a la línea de diseño de otros modelos de Opel, se apuesta por una parrilla de tamaño contenido con detalles cromados, y las formas de las nuevas ópticas LED matriciales que le otorgan una mirada más elegante y premium. En líneas generales se reducen los elementos de plástico.

El nuevo Opel Mokka ensancha su silueta y dibuja unas líneas más enérgicas. Pasos de ruedas y faldones marcados por protecciones, anuncian que estamos ante uno de los SUV más exitosos del mercado. Refresca su imagen pero mantiene el mismo tamaño de la primera generación: 427 cm de largo, 203 cm de ancho y 265 cm de alto.

opel_mokka_x.jpg

Además de estrenar llantas de aleación, en su zaga encontramos unos pilotos LED rediseñados que destacan porque el resto del diseño se mantiene en esta zona del Mokka con muy pocos cambios. De regalo, Opel añade los colores 'Naranja Ámbar' y 'Rojo Escarlata' a la carrocería.

Opel ha reinventado el interior del nuevo Mokka X inspirándose en el nuevo Opel Astra, más simple e intuitivo. Se percibe una elevada sensación de calidad en el salpicadero y los acabados son buenos. Desde todo el habitáculo la atención se centra en la pantalla táctil -siete u ocho pulgadas según el nivel de acabado- ubicada en la consola central.

opel-mokka-x-299157.jpg

Tecnología digna de un segmento superior

Los dos pilares tecnológicos en los que se sustenta el nuevo Opel Mokka X son el sistema OnStar y sistema IntelliLink de última generación. El primer de ellos es una aplicación conectada a internet que ofrece servicios de conectividad, seguridad, navegación, diagnóstico remoto y conexión wifi 4G en el habitáculo. Por otro lado, el sistema IntelliLink de última generación permite conectar el smartphone con el coche a través de la función mirrorlink -con protocolos Apple CarPlay o Android Auto- y utilizar aplicaciones del móvil como Wathsapp, en la pantalla táctil del salpicadero con total seguridad. 

El Opel Mokka X es el coche mejor conectado de su segmento y uno de los más tecnológicos. Algunos de los elementos más notables son las luces inteligentes con Cornering Light y Country Light que mejoran la iluminación en un 30%, la cámara frontal Opel Eye que alerta en caso no respetar la distancia de seguridad con el coche que nos precede y reproduce las señales de tráfico en el panel de instrumentos, el sistema de aviso de cambio de carril involuntario de carril o en términos de confortabilidad el nuevo sistema de apertura y arranque sin llave Open&Start. Además, como punto extra recibe unas butacas ergonómicas diseñadas bajo los patrones de expertos médicos.

opel_mokka_x__0.jpg

Sensaciones al volante

Tras incorporar en la gama el motor diésel 1.6 de 136 caballos, Opel añade ahora una nueva propuesta mecánica, el propulsor turboalimentado de 1.4 litros de gasolina con 152 caballos, una opción que se combina con una caja de cambios automática de 6 velocidades y con la tracción total. Cuenta con tecnología Star&Stop y una tracción adaptativa que permite variar el eje en el que se trasmite la fuerza. De base, el Opel Mokka X es un tracción delantera, pero puede repartir su fuerza al 50%.

Hemos probado la versión Diesel de 136 caballos y 4x4. El sistema de tracción integral además de mejorar la conducción en pistas de tierra, el sistema 4x4 nos ha dado una buena sensación de conducción en carretera, especialmente en las reviradas carreteras de las Highland de Escocia donde los hemos probado.

La suspensión filtra muy bien las irregularidades del asfalto y la dirección tiene una consistencia y precisión que trasmiten seguridad. El motor 1.6 Diesel suministra su potencia manera lineal, aunque se echa en falta un poco de empuje por debajo de 2.200 revoluciones por minuto. El consumo mixto homologado es de 4,7 litros a los 100 kilómetros, muy similar al que realizamos durante la prueba.

En general la conducción del nuevo Opel Mokka X nos ha parecido placentera y divertida, dentro de un habitáculo bien insonorizado.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top