CURIOSIDAD

Lleva su Nissan GT-R hasta el campamento base del Everest

El Nissan GT-R es el primer superdeportivo en llegar al campamento base del Everest

Su conductor proviene de Singapur, lugar en el que comenzó el viaje y en el que lo terminará

AmpliarEl Nissan GT-R a los pies del Everest, la montaña más alta del mundo - SoyMotorEl Nissan GT-R a los pies del Everest, la montaña más alta del mundo

El Everest sigue siendo la meta de cientos de aventureros que encomiendan su vida para conquistar la montaña más alta de mundo. Aunque el acceso a su campamento base (5.380 metros) es mucho más sencillo que hace décadas, no todos los días se puede ver en semejante escenario un deportivo de altas prestaciones. Sin embargo, hace no mucho, el Nissan GT-R de Kah Chuan Hoong conquistó este escenario.

Kah Chuan Hoong es un explorador de Singapur que decidió viajar hasta el campamento base del Everest con su Nissan GT-R. Para tal fin, Hoong modificó ligeramente su superdeportivo con el objetivo de poder superar los complejos caminos que tenía que atravesar en su ruta. Para ello, instaló una nueva suspensión que elevó la altura libre al suelo de la carrocería de su Nissan GT-R, además de instalar un nuevo frontal con el objetivo de poder evacuar mejor el agua en los cruces de agua.

14731331_1115983271788801_5297179719711047060_n.jpg

El viaje de Hoong ha comprendido casi 10.000 kilómetros y ha trascurrido por China, Tailandia y Malasia hasta llegar a la región del Nepal y afrontar su ascensión hasta el campamento base del Everest, recorrido que también ha completado a la inversa de regreso a su hogar. El propio aventurero reconoce que lo más complejo de su viaje ha sido surcar alguna de las carreteras y pasos de agua que ha atravesado en su camino, más incluso que la propia ascensión hasta el campamento base, situado a 5.380 metros de altitud.

Estamos seguro que Kah Chuan Hoong no pensaría lo mismo si contase con un vehículo con un motor atmosférico. Al final, el motor V6 biturbo de 600 caballos de potencia y 652 Nm de par se hace valer y la pérdida de potencia que sufre a más de 5.000 metros de altitud por la baja densidad del aire es anecdótica en comparación con la que sufriría un motor atmosférico normal. En este aspecto, se estima que a la altura del campamento base del Everest la potencia de un motor atmosférico quedaría mermada en casi un 50% respecto a los valores originales.

14708381_1115988101788318_1032719407124052322_n.jpg

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top