PRUEBAS SOYMOTOR.COM

Prueba Audi TT Roadster 2.0 TFSI Quattro: deleite para los sentidos

AmpliarPrueba Audi TT Roadster 2.0 TFSI Quattro - SoyMotor.comPrueba Audi TT Roadster 2.0 TFSI Quattro

Estrenamos el apartado pruebas SoyMotor.com con un coche muy especial, un icono del segmento de los cupés deportivos que nació como prototipo y su repercusión fue de tal magnitud, que en apenas unos meses Audi lo llevo a producción con mínimos cambios. De aquello han pasado ya 18 años, pero el concepto del Audi TT sigue plenamente vigente, despertando sensaciones simplemente contemplando sus líneas o su diseño.

En esta ocasión la casa de Ingolstadt nos ha cedido un Audi TT Roadster con motor 2.0 TFSI de 230 caballos asociado a un cambio automático S tronic y tracción Quattro para comprobar si el mito TT sigue a la altura.

audi-tt-roadster-20-tfsi-quatttro-prueba-soymotor-galeria.jpg

GALERÍA DE FOTOS DE LA PRUEBA AL AUDI TT ROADSTER 2.0 TFSI QUATTRO

 

AUDI TT ROADSTER: PRIMERAS SENSACIONES

En esta tercera generación Audi ha mantenido la esencia de la versión original pero ha ido más allá para convertirlo en un pequeño R8 y eso sólo puede significar cosas positivas. A pesar que no comparten disposición mecánica ni propulsor –4 cilindros y motor delantero frente a un V8 colocado en posición central–, si lo ves pasar o en marcha puedes confundirlos en un primer vistazo. Primer punto a favor para el TT: un deportivo siempre debe ganarte en distancias cortas y desear que lo conduzcas. Suma la espectacularidad de esta variante Roadster biplaza, el color rojo metalizado de esta unidad o los faros Matrix LED y la primera sensación es la de ponerte al volante de un 'aparato serio' y generador de sensaciones.

Además, el paquete S Line añade detalles estéticos interesantes como la doble salida posterior de escape, faldones laterales o generosas entradas de aire que junto a las llantas multirradio de 20 pulgadas opcionales conforman un conjunto tan llamativo que te sentirás observado en cada rincón.

Las mejoras de la tercera generación que hemos puesto a prueba van mucho más allá de una cara bonita. En el apartado técnico Audi ha redoblado esfuerzos en el uso intensivo de acero de alta resistencia y aluminio en partes estructurales y en la carrocería por lo que nuestra contiene el peso en 1.490 kilos, a pesar de los refuerzos añadidos en esta versión Roadster. El cambio automático y la tracción Quattro añaden unos 90 kilos a la báscula.

Desde su lanzamiento en 2014, la tercera generación del Audi TT ha sido una de las puntas de lanza tecnológicas de la firma alemana e incluso dos años más tarde sigue estando plenamente vigente con sistemas tecnológicos a la última, un interior revolucionario y otros virtudes que luego veremos. Este modelo también tuvo el honor de estrenar la nueva plataforma MQB que utilizan otros modelos del grupo Volkswagen.

audi-tt-roadster-20-tfsi-quatttro-01.jpg

 

AUDI TT ROADSTER: MOTOR

El poderío visual del Audi TT Roadster invita a pensar que encontraremos por lo menos un V6 bajo el capó sin embargo debajo la unidad probaba monta un portentoso 2.0 TFSI turbo de cuatro cilindros, que puede ser tan afilado como las líneas maestras de su carrocería y más eficiente de lo que sus 230 caballos sugieren. El downsizing también ha llegado a los modelos de corte más deportivo como el Audi TT y muestra de ello es que en su primera generación hubo una versión 3.2 V6 atmosférica mientras que la gama actual lo máximo es el Audi TT RS con un 2.5 de 5 cilindros en línea turboalimentado con nada menos que 400 caballos.

Sin embargo eso no significa que sea un propulsor carente de emoción. Y es que un 2.0 TFSI bien afinado vale por dos. Prestaciones y economía se dan la mano en un conjunto que destaca por su sobresaliente curva de par, con una respuesta contundente desde 2.500 revoluciones hasta más allá de las 6.000 vueltas. Si bien no cuenta con la estirada final de una mecánica atmosférica, la turboalimentación te saca de cualquier apuro con unas recuperaciones poderosas gracias a sus 370 Newton metro de par. El empuje es notable en cualquier marcha y se muestra como un propulsor realmente afinado con un funcionamiento agradable en el día a día pero que también te saca una sonrisa en carreteras viradas.

Las prestaciones no desentonan con la atractiva estética de este 'mini R8' de Audi. Según nuestras mediciones, el 0 a 100 kilómetros/hora se completa en menos de seis segundos. La tracción integral Quattro de nuestra unidad y los 230 caballos se suman a un modo Launch Control del cambio S tronic para lograr una aceleración excelente. Este modo, que permite obtener la quintaesencia del TT Roadster, es más propio de versiones deportivas tope de gama como el RS y fue una grata sorpresa. No tiene más utilidad que mostrarte de lo que es capaz, pero añade un punto exótico y emocionante. Todos deberíamos probarlo alguna vez. Para hacernos una idea de la eficacia de la tracción Quattro, Audi declara una aceleración 0,6 segundos más lenta para el mismo TT Roadster 2.0 TFSI 230 caballos pero con tracción delantera.

audi-tt-roadster-20-tfsi-quatttro-prueba-soymotor-trasera.jpg

En la práctica, el poderío mecánico permite que cualquier adelantamiento en carreteras secundarias se realice en un abrir y cerrar de ojos, y deberemos estar atentos al velocímetro para no poner en peligro nuestros puntos y nuestra cartera. La velocidad máxima declarada es de 250 kilómetros/hora, lo que da una idea de su eficiencia aerodinámica.

Incluso los más los apasionados del cambio manual y del tercer pedal, deberíamos rendirnos a las virtudes de la caja de cambios de doble embrague S tronic. Cuenta con los últimos avances, el más destacado es un sistema que en modo Efficiency desengrana la marcha para una 'navegación a vela' y reduce así el consumo. En conducción deportiva ciertamente es desagradable entra en algunas curvas sin retención del motor –aunque si frenamos vuelve a engranar una marcha- especialmente si te gusta ajustar la velocidad de los virajes combinando freno y reducciones. Pero eso tiene fácil solución, basta con seleccionar otro modo de conducción de los 6 disponibles en el Audi Drive Select: Comfort es el más recomendable para el día a día, Efficiency que reduce el consumo al mínimo, el modo deportivo Dynamic, Auto que se ajusta automáticamente a tu conducción o el modo Individual. Este último permite ajustar también permite configurar a nuestro gusto la asistencia de la dirección, el cambio, el sonido del motor o la tracción Quattro. En cualquiera de los modos, el 2.0 TFSI deja al descubierto su enorme refinamiento y afinado como si un instrumento de cuerda se tratase no muestra la más mínima vibración o tirón en su funcionamiento. El cambio S tronic de 6 velocidades dispone también de un modo manual con levas en el volante que nos permitirá aprovechar el apoyo del freno motor en frenadas y ajustar las revoluciones al trazado de la carretera.

La sonoridad del escape es sorprendente. Reducir de marcha en el modo más deportivo tiene un efecto secundario en forma de petardeos tanto al reducir alto de vueltas como cambiando en la zona roja, que invitan a apurar cada velocidad. Hacerlo en segunda y tercera dentro de un túnel con la capota quitada es una experiencia altamente recomendable. Un detalle más que se agradece especialmente en esta versión Roadster dedicada al disfrute de la conducción.


AUDI TT ROADSTER: INTERIORES Y EQUIPAMIENTO

Si el Audi TT Roadster sorprende por su herencia del Audi R8 en el plano estético, el interior te hace sentir igualmente a los mandos de un automóvil muy especial. Desde hace años Audi destaca por uno de los mejores interiores del mercado, pero en el Audi TT han decidido un paso más allá.

La pasión por los detalles y un diseño interior propio que afecta al salpicadero, lo diferencian de otros modelos del fabricante alemán. Y gran parte del mérito lo tiene la piedra angular del habitáculo, el Audi Virtual Cockpit. Esta espectacular instrumentación digital formada por una pantalla 12,3 pulgadas aglutina todos los menús, controles, navegador o modos de conducción, ¡sólo le falta hacerte un café! Esto permite que la parte del túnel central tenga un diseño limpio y elegante en el que no hay cientos de botones que nos apabullen ya que todo se controla a través del mando MMI. Belleza y máxima funcionalidad se funden para lograr un resultado que roza la perfección.

audi-tt-roadster-20-tfsi-quatttro-interior.jpg

Como decía, los elementos exclusivos de este modelo crean un habitáculo muy tecnológico y con una sensación de calidad destacable. Tras varios días al volante mi mirada sigue rindiéndose al diseño de los difusores -incluyen los controles de la climatización- o el volante achatado que recuerda de nuevo su hermano mayor. Los asientos deportivos con reposacabezas integrados y regulación eléctrica, la iluminación ambiental, las luces de lectura táctiles o la calidad percibida hacen realmente agradable cada momento que pasamos en su interior.

El Audi TT Roadster 2.0 TFSI S tronic cuesta 50.740 euros e incluye un equipamiento de serie muy completo como el Audi Virtual cockpit, navegador, equipo de sonido de 8 altavoces, asistente de cambio de carril, paquete S Line exterior o asistente de aparcamiento trasero entre otros.

La unidad que nos prestó Audi incluye casi todos los extras posibles y su precio supera los 63.000 euros. Esto suele ser habitual en las unidades de prensa para que los periodistas podamos probar el máximo equipamiento posible. De todos ellos destacaría los asientos deportivos S  -845 euros- con sistema de calefacción y salida de calor en la nuca -430 euros- o los espectaculares faros Audi Matrix LED -2.615 euros-. El sonido del equipo de música Bang & Olufsen de 630 vatios también lo recomendaría si quieres disfrutar del mejor sonido y el del escape no te resulta suficiente…

 

AUDI TT ROADSTER: CONDUCCIÓN

Desde el primer momento el Audi TT Roadster te invita a conducirlo. Detalles como el volante o los asientos deportivos te preparan para la experiencia y en apenas 10 segundos que tarda en plegarse la capota ya te sientes listo para descubrir todo el potencial de este deportivo biplaza. Y es que a pesar de que sobre el papel no es increíblemente rápido, el hecho de poder conducir a cielo abierto transforma la experiencia y activa tus cinco sentidos.

Mientras abandonamos la bulliciosa Madrid, ya nos transmite emociones diferentes al 95% de los coches que circulan a nuestro alrededor. Más bajo y ancho que la mayoría, el Audi TT Roadster es el protagonista en cada semáforo. Activamos el modo Dynamic y el cambio baja tres relaciones y sube dos notas su tono para indicarnos que está preparado para la ración de curvas que le tenemos preparado.

Los primeros kilómetros en una de mis carreteras favoritas de la Sierra de Guadarrama saca a relucir un comportamiento neutro y una dirección de tacto duro y directo que, si bien no transmite demasiada información, destaca por su conexión inmediata con el tren delantero, que dispone de un límite de adherencia elevado en cualquier situación. El volante estéticamente es precioso pero su parte inferior achatada no ayuda cuando debemos aplicarnos a fondo en los virajes más cerrados. La suspensión deportiva incluida en el paquete S Line y los neumáticos de bajísimo perfil -255/30 R20- permiten que vire muy plano y apenas exista balanceo de la carrocería en los virajes más cerrados. La dureza percibida en ciudad y asfalto roto sin llegar a ser incómoda,  se transforma en precisión de respuesta al volante en conducción deportiva y una agilidad destacable en zonas lentas. Audi ofrece una suspensión regulable en opción Audi magnetic ride con tres modos de dureza.

audi-tt-roadster-20-tfsi-quatttro-prueba-soymotor-2016-4.jpg

Otro de los grandes atractivos a nivel dinámico que aporta nuestro Audi TT es la tracción Quattro. En teoría mejora levemente el reparto de pesos e incrementa la tracción y permite aprovechar toda la caballería sobre el asfalto al poder transmitir hasta el 100% de la fuerza del motor al eje trasero. En la práctica es mejor que eso, ya que la tendencia subviradora –abrirse al tomar la curva- se reduce a la mínima expresión y sólo en horquillas y curvas muy cerradas lanzando una avalancha de par percibimos mínimamente el chillido de los neumáticos delanteros. Además dispone de una configuración deportiva que transfiere mayor par a las ruedas traseras desde el inicio del viraje y que minimiza el deslizamiento del tren anterior. Durante la prueba tuvimos un clima otoñal con asfalto húmedo y niebla en algunos puertos de montaña y ciertamente en estas circunstancias te sientes más tranquilo al tener una “red de seguridad” en forma de tracción integral.

Los frenos son correctos para todo uso. Incluso rodando más de 20 kilómetros de carreteras viradas no dieron muestras de fatiga, ni en el tacto del pedal –bastante asistido como es costumbre en los coches actuales- ni en la capacidad de detención. Quizás en circuito puedan quedarse cortos, aunque si te planteas este tipo de uso deberías elegir el Audi TTS Roadster que incluye frenos mejorados con pinzas de aluminio de cuatro pistones y discos de mayor diámetro.

Motor y cambio siempre acompañan en el disfrute a sus mandos. Las excelentes recuperaciones en cualquier marcha permiten  llegar muy rápido a los virajes mientras los petardeos y sonido bronco del propulsor animan a deshacer el recorrido para volver a saborear tu tramo favorito. El cambo S tronic es obediente y rápido en reducciones en modo manual a través de las levas situadas tras el volante mientras que en modo Dynamic mantiene en la zona buena el propulsor –nunca le deja bajar de 3.000 revoluciones- y apura cada marcha hasta la línea roja.

audi-tt-roadster-20-tfsi-quatttro-prueba-soymotor-interior-2.jpg

Y cuando simplemente te apetezca pasear y disfrutar del fin de semana en una carretera perdida, el Audi TT Roadster también te lo pone fácil. Incluso con tempraturas por debajo de los 10 grados te invita a descapotar. Simplemente aprieta el botón y relájate en los cómodos asientos calefactables –disponen de una salida de aire en la nuca-, pon tu disco favorito y disfruta de la experiencia que sólo un descapotable puede ofrecer. ¿Quién dijo que los descapotables no son para el invierno?

A pesar de ser un modelo que fue concebido con carrocería cupé, en ningún momento de la prueba he notado flexiones y vibraciones características de las versiones descapotables derivadas de una carrocería cerrada. Incluso en apoyos fuertes, pavimento bacheado u otras circunstancias que ponen a prueba el chasis, este se ha mostrado rígido y muy estable.

 

AUDI TT ROADSTER: ECONOMÍA DE USO

Algo que me ha quedado claro después de compartir varias jornadas con el Audi TT Roadster está fabricado para disfrutar conduciéndolo descapotado. La variante cupé siempre será más práctica aunque pierde gran parte del encanto del paquete por el camino. Los descapotables actuales han evolucionado enormemente en apenas una década, puedo dar fe de ello ya que en utilizo a diario un magnífico Mazda MX-5. Sin embargo, la practicidad del Audi TT Roadster es simplemente inalcanzable para el pequeño roadster japonés y muchos de sus rivales.

Me ha sorprendido muy gratamente aspectos como el aislamiento de la capota o la capacidad del maletero. De hecho a alguno de los pasajeros si no le hubiese advertido de que estaba subido a un descapotable no se hubiese percatado de ello. No hay mejor prueba del excelente aislamiento que brinda una capota mejorada respecto a la anterior generación del Audi TT. En autopista a 130 kilómetros/hora mantener una conversación sin elevar el tono no presenta el más mínimo problema, como tampoco lo es disfrutar del excelente equipo de sonido Bang&Olufsen opcional disponía nuestra unidad.

 

 

 

Al abrir por primera vez el maletero, no alcanzas a ver el fondo debido a sus forma profunda y alargada, parece una cueva. En la galería podrás ver como una maleta de cabina de avión cabe sin problemas y desde luego sus 280 litros son más que suficientes para unas vacaciones en pareja. De hecho es el doble de capacidad que mi MX-5. Prometo que lo abrí más veces de la cuenta sin acabar de creérmelo. Durante la sesión de fotos alojamos en su interior todo el equipo, un trípode, la propia maleta de cabina y dos abrigos y ¡aún quedaba espacio! Además cuenta con una trampilla que conecta con la guantera del habitáculo y que te permitirá transportar objetos alargados como unos palos de golf o unos esquís.

Mientras caen los kilómetros y disfrutas de sensaciones únicas que sólo un roadster puede brindarte no paras a pensarte en el consumo. Sin embargo, sin utilizas el Audi TT Roadster para algo más que para darte una vuelta el fin de semana te interesará saber que en nuestro recorrido de pruebas de unos 160 kilómetros con tramos de carretera, autopista y puertos de montaña ha consumido 8,5 litros cada 100 kilómetros. Todos ellos descapotados y sin cuidar especialmente el pie derecho. Posteriormente y en mediciones del ordenador de a bordo, el consumo real obtenido en autopista a unos 115 km/h de media es de 7,2 litros y en carretera de unos 6,5 litros. En ciudad puede subir a nueve aunque en cualquier circunstancia el modo Efficiency es eficaz reduciendo los consumos entre 0,5 y 1 litro cada 100 kilómetros/hora. Un apunte sobre el modo Start-Stop: resulta incómodo en ciudad ya que al estar detenido y el motor parado si quieres cambiarte de carril la dirección se endurece tanto que no puedes girarla e iniciar el cambio de carril de una forma rápida. No soy especialmente devoto de este tipo de sistemas aunque reconozco que en ciudad tiene más ventajas que inconvenientes.

audi-tt-roadster-20-tfsi-quatttro-prueba-soymotor-maletero.jpg

En el día a día, toda la electrónica y sistemas inteligentes te hacen la vida más sencilla: sensores de aparcamiento, luces automáticas, reconocimiento de señales y hasta aviso de salida de carril. Sin embargo, la musculosa carrocería del Audi TT Roadster con paquete S Line es increíblemente ancha. Nada menos que 1,83 metros, lo que no facilita la entrada o salida de los aparcamientos. La altura de la carrocería –en nuestra unidad rebajada 10 milímetros por la suspensión deportiva incluida en el paquete S Line- no es problema para lograr un acceso asequible al habitáculo y a la vez no rozar en cada badén o zanja que abundan en la capital. De noche los faros Matrix son una auténtica revolución e incluyen luz adaptativa que los hacen imprescindibles si la mayoría de kilómetros los vas a recorrer a oscuras. He probado varios coches actuales con Xenón y otros sistemas avanzados de iluminación y nunca había visto nada igual.

A pesar de ser un deportivo, los costes de mantenimiento del Audi TT Roadster no deberían ser disparatados gracias a compartir algunos elementos con otros modelos de la marca. Las revisiones no deberían costarte más que otro modelo con un 2.0 TFSI equivalente, los frenos no tienen caras pastillas o discos perforados especiales ni se trata de un automóvil especialmente complejo a la hora de realizar el mantenimiento. Lo que más puede incrementar el coste por kilómetro son los anchos y caros neumáticos opcionales de 20 pulgadas que pueden superar los 250 euros por unidad.

 

CONCLUSIÓN

El Audi TT Roadster representa una de las opciones más equilibradas dentro del segmento de los descapotables biplazas deportivos. Pliega la capota y conduce por tu carretera de curvas favorita y tendrás un automóvil que genera sensaciones únicas gracias a sus 230 caballos y a un chasis bien afinado que permiten divertirse al volante. La tracción Quattro aporta un extra de seguridad y una sensible mejora del comportamiento.

En el día a día es más práctico de lo que parece gracias a su sorprendente maletero, sus refinados modales –salvo por la dureza de la suspensión- y una tecnología que te facilitará enormemente la vida con múltiples sistemas de asistencia a la conducción. El interior supone una revolución por su diseño y su instrumentación digital que integra todos los sistemas, mientras que el aislamiento de su capota reduce las desventajas propias de un descapotable y la calidad está a la altura que esperas de un automóvil de 50.000 euros.

  AUDI TT ROADSTER 2.0 TSFI
Motor (tipo): Gasolina Turbo 4 Cil. 16V
Cilindrada (cc): 1.984
Potencia (cv/rpm): 230/4.500-6.200
Transmisión: Integral/Automático 6 velocidades
Velocidad máxima (km/h): 250 
Aceleración 0-100 km/h (seg): 5,6
Consumo medio /l/100 km): 6,7
Largo/ancho/alto (m): 4,18/1,83/1,35
Peso (kg): 1.500
Emisiones CO2 (km/h): 154
Precio en euros: 47.680
Lanzamiento: 2014
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top