No pudo finalizar la carrera

Palmer sobre su accidente con Kvyat: "No podía ver nada"

Achaca su impacto a la nula visibilidad

Cree que las condiciones solo eran difíciles en la subida a boxes

AmpliarEl monoplaza de Palmer, tras abandonar en el GP de Brasil - LaF1El monoplaza de Palmer, tras abandonar en el GP de Brasil

El Gran Premio de Brasil de 2016 pasará a la historia como uno de los más largos de la Fórmula 1. La incesante lluvia que cayó sobre Interlagos obligó a parar en varias ocasiones la carrera, así como a disputar un gran numero de vueltas detrás del Safety Car. Todo ello debido al estado de la pista y a unas condiciones deficientes de visibilidad, que dificultaban la tarea de los pilotos. De hecho, Jolyon Palmer no ha dudado a la hora de achacar su accidente con Daniil Kvyat a este factor.

Corría la vuelta 25 del Gran Premio cuando Palmer, quien había parado en boxes para reemplazar sus neumáticos intermedios pinchados por unos nuevos de lluvia extrema, impactaba con el monoplaza de Daniil Kvyat. El piloto de Renault se veía obligado a abandonar, mientras el de Toro Rosso podía seguir a duras penas hasta la decimotercera posición final, muy lejos de su compañero Carlos Sainz. En declaraciones recogidas por Autosport, el británico achacó lo sucedido a la difícil visibilidad en el trazado de Interlagos.

"Cuando me estrellé, no podía ver nada. Tenía mucho más agarre que los pilotos de delante por los neumáticos de lluvia extrema y simplemente no podía ver. Yo estaba yendo detrás de Kvyat y decidí irme al interior. Sabía aproximadamente dónde estaba, pero únicamente por la baja velocidad. Tan pronto como aceleramos, el spray fue demasiado y simplemente no pude ver", comentó el británico.

Cuando me estrellé, no podía ver nada"

Tras el toque, Kvyat ha explicado que su coche ya no era "manejable" y que era "difícil hacer nada", por lo que su carrera quedó completamente condicionada. La carrera fue, en efecto, detenida en numerosas ocasiones, aunque Palmer ha opinado que las condiciones únicamente eran demasiado difíciles en la subida hacia el pit lane, antes de encarar la línea de meta.

"El agua estaba bajando y había mucha fuerza de torsión, con los ríos en todas las curvas. Además de eso, los pilotos de atrás no teníamos visibilidad. En realidad, no podíamos escoger nuestra trazada. En seco, ni siquiera piensas en esas curvas, pero en mojado necesitas saber dónde están. Hice aquaplaning y no pude ver nada", finalizó.

 

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
1 comentario
Imagen de Iñigo Montoya

Con esto y lo de Mónaco se hace patente que no mereces conducir un F1.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top