Reacción a los problemas de Sainz en Malasia

La FIA implantará un nuevo sistema para abortar las salidas

Recurrirán a la electrónica para detectar si un coche tiene problemas en parrilla

AmpliarCarlos Sainz en Malasia - LaF1Carlos Sainz en Malasia

La FIA ha desarrollado un nuevo sistema que abortará el procedimiento habitual de la salida en el caso de que un monoplaza sufra cualquier tipo de avería mecánica antes de apagarse los semáforos. Hasta la fecha, la Federación exigía que los pilotos escenificaran las incidencias del coche con un visible movimiento de manos, lo cual forzaba la intervención de los comisarios para trasladarle de la recta principal al carril de boxes.

No obstante, la FIA abrió un proceso de reflexión interna después del Gran Premio de Malasia, donde Carlos Sainz consiguió solucionar un problema en el funcionamiento de su motor apenas unos segundos después de que arrancara la vuelta de instalación. El madrileño agitó abruptamente sus brazos para alertar sobre el incidente antes de retomar la marcha, de tal forma que la luz amarilla de advertencia situada junto a su posición en la parrilla se apagó inmediatamente.

De no haber solventado la situación, los problemas mecánicos de Sainz podrían haber causado un grave accidente en los primeros metros de carrera, ya que el resto de pilotos no estaban recibiendo ninguna incidación alguna sobre lo sucedido. Sainz aprovechó el complejo funcionamiento del sistema MGU-K para reactivar las funciones de su unidad de potencia, aunque las anteriores reglamentaciones de los V10 y los V8 no ofrecían la oportunidad de arrancar un motor por iniciativa propia del piloto. 

Tras el incidente de Sainz, Charlie Whiting mantuvo una reunión con los pilotos en Suzuka donde expresó las normas del nuevo procedimiento. La FIA sigue exigiendo agitar las dos manos para señalizar un problema técnico, pero esta acción conlleva a partir de ahora que los pilotos utilicen ambas extremidades exclusivamente para emitir advertencias ante los comisarios, y no para intentar solventar al mismo tiempo los problemas técnicos del monoplaza. De esta forma, la Federación bloqueará cualquier maniobra similar a la de Sainz en Malasia.

Sea como sea, la novedad más importante radica sobre un nuevo procedimiento electrónico que detectará automáticamente cuándo un monoplaza se queda calado en la parrilla. Los comisarios deportivos utilizarán la telemetría de todos los monoplazas para analizar constantemente su funcionamiento, de tal forma que cualquier anomalía obligará a que Charlie Whiting aborte el procedimiento normal de la salida. Una vez despejado el peligro, el piloto afectado saldrá desde la última posición.

 

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top