El equipo ha perdido el rumbo

La crisis de Toro Rosso frustra a Sainz: "No sabemos qué ocurre"

Sufren con los neumáticos y ya no son rápidos en curva rápida

AmpliarCarlos Sainz - LaF1Carlos Sainz

Carlos Sainz esbozaba ayer una tímida sonrisa instantes antes de atender a los medios de comunicación desplazados a Spa-Francorchamps, como si estuviera tratando de vencer una batalla psicológica contra las carencias de su coche que empieza a minar su moral, su paciencia y las esperanzas de obtener buenos resultados durante las siete carreras restantes del Campeonato. El madrileño labró una salida inmaculada que le colocó séptimo antes de sufrir un pinchazo en la recta de Kemmel, destrozar su alerón delantero y provocar una serie de carcajadas entre algunos periodistas en la sala de prensa, atónitos ante los desperfectos que unos pocos trozos de fibra de carbono habían causado a la estructura ya destrozada del STR11.

No obstante, lo cierto es que los grandes daños de Toro Rosso trascienden de la arquitectura del chasis y empiezan a penetrar con firmeza en la mentalidad competitiva de Sainz, quien rema contra viento y marea tratando de sacar el máximo rendimiento a un monoplaza más lento que el Manor y el Sauber en determinados puntos del circuito belga. Pese a que las expectativas de cara a la carrera no pasaran ni siquiera por aspirar a la última posición de puntos, Carlos no ocultó su descontento tras haber soñado por momentos con un buen resultado que ayudara a olvidar las frustraciones de los entrenamientos libres y la clasificación del sábado.

"Creo que conseguí pasar a uno de los Renault en la salida, luego me fui por el interior en la curva uno y ahí también he podido adelantar a todos los que se fueron largos. Mi primera vuelta ha sido muy buena, creo que escalé hasta la undécima posición. Luego adelanté al otro Renault en la recta de Kemmel y estaba ya décimo. Después vi que un Ferrari y un Red Bull estaban sufriendo con los daños y conseguí adelantarles. Y después pasé a Pérez. De repente me vi séptimo, lo cual ha hecho que fuera una muy buena primera vuelta", reflexionaba Sainz sobre su buen arranque en el Gran Premio.

Sus esfuerzos por intimidar a equipos como Williams o McLaren, sustancialmente superiores en las largas rectas de Spa, se truncaron tras el pinchazo en la salida del Radillon. Los puntos no entraban en sus planes aún habiendo escalado hasta el séptimo lugar, aunque Sainz lamenta la oportunidad perdida.

"Mirando al ritmo, los puntos no hubieran llegado, pero al menos he conseguido hacer una buena salida. Aún y todo, cuando haces una salida tan buena piensas que los puntos eran posibles y ahí llegó el pinchazo. Estaba muy frustrado. Mal final a un mal Gran Premio que lo habíamos solucionado tras una buena primera vuelta, pero al final me he retirado".

Una visita a los aficionados presentes en las gradas puso broche final a un fin de semana decepcionante que Sainz tratará de olvidar antes de llegar a Monza.

"En cuanto al rendimiento del equipo, no hay nada positivo, porque no estamos donde deberíamos haber estado; no en Q3, pero no a un segundo de los puntos. Podríamos haber hecho una buena carrera, quizá hasta la 11º o 12º posición, no los puntos, pero mi trabajo es extraer el máximo del coche. Tenía una oportunidad en la salida de estar luchando y con una carrera loca, nunca sabes qué puede ocurrir”, apuntaba en respuesta a una cuestión planteada por LaF1.es.

En un periodo de apenas seis semanas, Toro Rosso ha pasado de asentarse firmemente en las últimas posiciones de puntos a sufrir para obtener un pase directo a la Q2 del sábado. Sainz niega que las piezas introducidas en Hockenheim no resultaran efectivas para mejorar la carga aerodinámica, aunque reconoce que ni los propios ingenieros son capaces de justificar por qué el monoplaza se ha alejado a más de un segundo de la lucha por los puntos. Si bien es cierto que la naturaleza de Spa jugaba en contra de sus fortalezas, el madrileño detecta una evidente pérdida de rendimiento en el paso por curva, punto fuerte del STR11 desde el inicio del 2016.

"Trajimos una mejora a Hockenheim para compensar la potencia que estamos perdiendo; pero de momento parece que desde el viernes de Hungría, aunque lograra salvar el fin de semana con una buena clasificación y una carrera decente, no estamos rindiendo como deberíamos. Hay algunos interrogantes para ver por qué no estamos dando el paso adelante con la mejora en la aerodinámica y por qué sufrimos tanto…. Nos hemos fijado en los datos y vemos que no estamos rindiendo en las curvas donde antes solíamos ir bien. Hay algún error en algún sitio que el equipo analizará e investigará; esperamos llegar a una solución”, apunta.

“La sensación general es que el equilibrio está ahí, pero luego miramos a los datos en la velocidad por curva, donde hace cuatro carreras en Silverstone solíamos ser muy fuertes, y ya no vamos bien. Y no es que Force India haya traído un nuevo paquete o que Haas, Manor y Renault nos superen en curvas por traer mejoras… Tenemos ahora una degradación muy grande y antes no íbamos mal con los neumáticos, no podíamos controlar las temperaturas de las ruedas traseras en la carrera. Son estas dos cosas: una es la incógnita con el neumático y por qué las temperaturas son tan altas, y por qué ya no somos tan rápidos en curvas de media-alta velocidad", añade.

Sainz afirma ser "consciente" de que la falta de evolución en el motor Ferrari de 2015 también será otro factor limitante a la hora de soñar con los puntos durante el último tercio de la temporada.

"Es algo que esperábamos y para lo que estamos preparados", confiesa el piloto de Toro Rosso, quien ve a McLaren como un rival potencialmente imbatible si prosigue la falta de sensaciones con el monoplaza a partir del GP de Italia.

"Ellos ya están por delante y ahora debemos remontar. Yo no estoy contento, James (Key) no está contento, Franz (Tost) tampoco… Aunque McLaren nos gane, espero al menos que lo hagan cuando nosotros rindamos al nivel que esperábamos, no sufriendo tanto en cada fin de semana".

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
5 comentarios
Imagen de ituque

[#3 Pero que es esto] Antes de principios de temporada 2016 solo tenían 2 opciones , Renault o Ferrari 2015 , en ese momento era mejor el Ferrari , pq Reault aun no había implementado la evolución de la precamara de combustión , Aun recuerdo el salto exponencial de potencia que había sufrido TR con motor Ferrari a principios de temporada y lo mucho que les gustaba , aun sabiendo que a finales de temporada iban a sufrir.
Por otro lado , la pedida de rendimiento en curvas a alta velocidad se puede deber a que fuera TR y RB los que montaran la llanta de doble pared que al parecer hacían bajar la PSI de los neumáticos en trabajo.Y que RB lo compensaran con el difusor flexible. Podría ser la explicación.
Salu2

Imagen de Nbroca

Miedo a quedarse sin motor y no poder participar en 2016. Red Bull debia haber pedido a Renaul/Tag Heuer motores para Toro Rosso, per TR estaba funcionando mejor que RB... Asi es que se tuvieron que quedar con motores del 2015 mientras Sauber y Haas montan los 2016

Imagen de Pero que es esto

[#2 Txusito] yo tampoco entiendo por qué montaron un motor que no podía evolucionar, si alguien puede que me lo explique.

Imagen de Txusito

Es una pena que esté atado por Marko... Esperemos que la frustración no pueda con el y un buen equipo le dé lo que le están quitando en ToroRosso. No entiendo como aceptaron un motor se 2015 sin evoluciones... estaba claro que ese motor se iba a quedar corto y les iba a perjudicar. Pero bueno, creo que a un buen equipo le compensa pagar la penalización para dejar libre a Carlos

Imagen de Talio

¿Creéis que debería seguir en Toro Rosso? El chaval ya ha demostrado que tiene constancia, ganas de trabajar y sobre todo talento. Ya le enseñaron a montar en bici, pero es hora de quitar los ruedines y está claro que el trato que le darán en Red Bull será siempre inferior al de Max.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top