Blog de Virutas de Goma

Viñeta de Virutas de Goma - SoyMotor

Baloo era un bigardo de metro noventa, 130 kilos, más que visible barriga cervecera y careto rojizo. Siempre sonreía y heredó su mote del personaje de "El libro de la selva" por su evidente parecido con el oso amigo de Mowgli. Este holandés era a finales del siglo pasado técnico en mantenimiento de la flota de F-16 del ejército de su país, y acabó harto de las rigideces y encorsetamientos de los militroncos. Tuvo una idea que adquirió de su etapa castrense: el simulador que bien simule, buen simulador será, y se montó uno de los primeros dispositivos de este tipo que estos ojos vieron con, agárrate, medio monoplaza Williams que su empresa le compró a la escudería de Sir Frank. Tan era así que en 2001 allí permanecían las pegatinas de la cerveza Veltins y el tabaco Winfield que una vez pasearon por pistas de todo el mundo. Sencillamente le metieron la radial a aquel coche para usar su habitáculo desde la entrada de aire en adelante. En el tráiler de un camión que acudía a carreras y eventos gasolinófagos aquel mediocoche basculaba, se agitaba y se meneaba con tal violencia que podría sacarte todos los empastes de tus muelas. 

Leer más...
El bueno, el feo y el malo (Capítulo 3) - SoyMotor.com

Cincuenta años no son nada y a ti te encontré en los circuitos, que es el viejo oeste de los pistoleros del volante y tan es así que la historia contemporánea mantiene un escalofriante paralelismo con la película favorita de un personaje muy especial. En esta tercera entrega a modo de trilogía sobre esta epopeya cinematográfica de la pólvora igualmente 'trialogada' damos carpetazo a la temporada 2016 con un final inesperado, tal y como ocurrió sobre el asfalto.

Leer más...
El bueno, el feo y el malo (Capítulo 2) - SoyMotor.com

Entre 1964 y 1966, hace justo cincuenta años, se rodaron en suelo español las tres películas que conforman la llamada ‘Trilogía del dólar’ también conocida como la ’del hombre sin nombre’ porque el papel que encarnaba Clint Eastwood no lo tiene.

Leer más...
El bueno, el feo y el malo (Capítulo 1) - SoyMotor.com

Hace justo cincuenta años se terminó de rodar 'El bueno, el feo y el malo', western que tras 'Por un puñado de dólares' y 'La muerte tenía un precio' cerraba la llamada ‘Trilogía del Dólar’, la moneda que suele usar Bernie Ecclestone en sus transacciones internacionales.

Leer más...
La familia, la familia

Existe una línea invisible escrita en celuloide que une a La Guerra de las Galaxias, El Padrino y la Fórmula 1. Las tres están repletas de drama y acción, las tres son sagas, y en las tres la familia adquiere un valor determinante a la hora de que las historias fluyan. 

Leer más...
14
dic
2016

Churrasco japonés

Churrasco japonés

Una de las cosas más chungas de que José María Pechito López no haya llegado a la Fórmula 1 es que no ha montado en el Berniepaddock una barbacoa como sólo los argentinos saben hacer. No es que su sobresaliente manejo no sea atractivo para la cúspide de la velocidad, sino que a lo mejor hubiera dado una lección que muchos aún no han comprendido, aunque no de pilotaje, sino de cocina.

Leer más...
08
dic
2016

Westworld

Westworld - SoyMotor

Todo final tiene un principio y la escena quedó tal que así:   —La cuenta, que me voy, jefe —Dijo el hijo de Keke con cara de circunstancias y las cejas arqueadas.

Leer más...
Hasta la victoria… acelera a fondo siempre - Virutas de Goma

A Fidel Castro no debía gustarle mucho el automovilismo. Un verdadero loco del volante sólo habría orquestado el secuestro de Juan Manuel Fangio para hacerle correr en exclusiva por su jardín, pero fue para usarlo de ariete promocional de su asalto al poder establecido… para hacerse una foto. En la temporada de 1958, 'El Chueco' fue raptado por la incipiente revolución contra Fulgencio Batista, y tuvo lugar el segundo y último Gran Premio de La Habana. Al año siguiente, Castro tomó el poder y se acabaron las carreras en la isla para (casi) siempre.

Leer más...
El viaje de Fernando Alonso (parte 2)

En la Fórmula 1 hay tres tipos de puertas: las del cielo, las del infierno, y las de los circuitos. Fernando Alonso ha cruzado las tres a toda velocidad. Un ejemplo de la peor pudo ser aquel 14 de noviembre de 2010, en el que puso sus pies en la pista de Abu Dabi como Campeón del Mundo y salió de ella como el líder de los derrotados. Su mirada perdida al bajarse del coche contaba toda la historia que había tras la escena. 

Leer más...
El viaje de Fernando Alonso (parte 1)

Un viaje siempre es el pasaporte para un cambio. Bueno… menos cuando es en ambulancia, pero Fernando Alonso no hizo aquel trayecto en una, sino en un Peugeot 306 blanco acompañado de su por aquel entonces mánager Adrián Campos. El de Alzira quiso ver en acción al reciente Campeón del Mundo de Karting tras descubrirle en una carrera de exhibición en el Palau Sant Jordi de Barcelona. Le había invitado a presenciar la última prueba del Open Nissan, con Marc Gené ya título en mano. 

Leer más...

Páginas